Las personas “trans” o sin género definido tienen más problemas de salud

(Reuters Health) – Las personas transgénero o sin un género

definido tienen más problemas de salud que la población

promedio, de acuerdo con un nuevo estudio.

“Hay pocos estudios sobre esta población porque a las personas

no se les ha pedido que se identifiquen (sexualmente)”, dijo el

autor principal del estudio, doctor Carl Streed Jr., del

Hospital de Brigham y las Mujeres, en Boston.

El término transgénero describe a las personas con una identidad

de género distinta al sexo que les fue asignado al nacer,

mientras que una persona sin género declarado es aquella que no

se identifica solamente como hombre o mujer.

En un informe de 2015, los Institutos Nacionales de Salud de

Estados Unidos destacaron la necesidad de conocer mejor a las

comunidades lesbiana, gay, bisexual y transgénero.

“Son pacientes, individuos y comunidades que están necesitando

nuestra atención y deberíamos estar trabajando con ellos para

identificar mejor qué sucede en sus vidas”, afirmó Streed.

Su equipo analizó datos de 2014 y 2015 del Sistema de Vigilancia

de los Factores de Riesgo Conductuales de los CDC de Estados

Unidos. En 2013, los CDC diseñaron un cuestionario sobre la

identidad de género que habían adoptado 28 estados y territorios

cuando el equipo analizó los datos.

En JAMA Internal Medicine, los autores publican que obtuvieron

respuestas de 315.893 personas, incluidas 1.443 que se

identificaron como transgénero o sin género declarado.

El 23 por ciento de ese subgrupo dijo que su estado de salud era

mala o regular, comparado con el 17 por ciento de los que no

pertenecían a esas minorías.

Las personas transgénero y sin género declarado también eran más

propensas a tener limitaciones o problemas de memoria,

concentración y toma de decisiones.

Los participantes que se identificaron con esas minorías eran

más jóvenes que el resto de los participantes y tendían a tener

bajos ingresos, estar desempleado, no tener cobertura, sufrir de

sobrepeso o tener necesidades de salud insatisfechas. Además,

eran más propensos a la depresión.

Las personas transgénero o sin género declarado eran menos

propensas a ser blancas no hispanas, estar en pareja, ser padres

o hablar inglés.

Las diferencias en salud entre los participantes transgénero y

de género no conforme y el resto de los participantes siguieron

siendo significativas aun después de considerar los factores que

podían influir en la salud, como la cobertura o los hábitos

saludables.

Reuters Health publicó este año los resultados de estudios que

sugieren que distintos especialistas no están preparados para

atender las necesidades de los pacientes asociadas con la

identidad de género.

FUENTE: JAMA Internal Medicine, online 30 de mayo de 2017