Masacre en Texas es un ‘horrible acto de maldad´’: Trump

Al menos 26 personas murieron y otras 20 resultaron lesionadas luego de que un sujeto abriera fuego contra feligreses de la pequeña Primera Iglesia Bautista, ubicada en Sutherland Springs, condado de Wilson, a unos 64 kilómetros de San Antonio, Texas. Entre los fallecidos se encuentra el tirador.

El autor de la masacre, presuntamente de nombre Devin Patrick Kelley, un hombre blanco de 26 años de edad, disparó contra feligreses con un arma semiautomática en la celebración de la misa, según testigos de la tragedia.

Entre los fallecidos se encuentra una niña de 14 años de edad, hija del pastor de la iglesia, Frank Pomeroy, quien durante esa mañana se encontraba en Oklahoma.

Vecinos de la localidad manifestaron a medios de comunicación locales que se escucharon al menos 20 detonaciones, y que en la ceremonia religiosa participaban 50 de los 700 habitantes del pueblo.

Información proporcionada por las autoridades aclaró que Kelley murió después de una persecución policiaca, aunque no detallaron las circunstancias específicas del fallecimiento.

Además de la Policía local, al lugar acudieron elementos del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés); resguardaron la zona para iniciar las indagatorias correspondientes.

Ésta sería la segunda masacre que sucede en iglesias de Estados Unidos.

La primera, registrada en la Iglesia Metodista Episcopal Africana Emanuel en junio de 2015, dejó nueve personas fallecidas.

Además, el pasado septiembre un sujeto disparó en el estacionamiento de la Iglesia de Cristo de Burnette, en Antioch, matando a una mujer.

El presidente estadounidense Donald Trump consideró como un ´´horrible acto de maldad´´ la masacre en la iglesia, ello desde Japón, donde se encuentra en el marco de su visita a países asiáticos. (Con información de Agencias)