Criminal de guerra serbocroata bebe veneno durante juicio y muere

El exmilitar serbocroata Sloban Praljak, que era comandante en tiempos de guerra de las fuerzas bosniocroatas murió este miércoles tras beber “veneno” segundos después de que el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPYI) ratificara su sentencia de 20 años por crímenes de guerra cometidos contra musulmanes bosnios.

Slobodan Praljak, de 72 años, bebió de un recipiente pequeño mientras el juez leía el veredicto.

“Acabo de beber veneno”, comentó Praljak en la corte cuando se leía su condena. “No soy un criminal de guerra. Me opongo a esta condena”

Praljak protestó fuertemente contra su condena por crímenes de guerra durante el conflicto de los Balcanes (1992-1995), defendió su inocencia y después bebió de un vaso que, según su abogada, contenía veneno.

El juez Carmel Agius interrumpió de inmediato la sesión del juicio que se celebraba hoy y en la que también estaban siendo juzgados otros cinco exlíderes políticos y militares croatas de Bosnia.

Agius también pidió que se llamara a los servicios de emergencias, en medio de la estupefacción en la sala del tribunal.

Vea también: Cadena perpetua para Mladic, ‘el carnicero de Bosnia’, por genocidio

Los seis acusados habían sido ya condenados en primera instancia en 2013 por crímenes en la ciudad de Mostar, donde los croatas de Bosnia y los musulmanes lucharon entre 1993 y 1994, y la Corte confirmó hoy la sentencia de todos ellos.

Praljak fue comandante del Estado mayor de las fuerzas de Defensa croatas de Bosnia (HVO) y la Corte consideró que ignoró todas las peticiones de ayuda cuando, en verano de 1993, los soldados serbiocroatas persiguieron a los musulmanes en Mostar.

El juez, que reanudó minutos más tarde la sesión, también confirmó la pena de 25 años al exprimer ministro Jadranko Prlic y de 20 años a cada uno de su exministro de Defensa Bruno Stojic y el exmilitar Milivoj Petkovic.

Asimismo, el exjefe de la Policía bosniocroata, Valentin Coric, fue sentenciado a 16 años y Berislav Pusic a 10 años, como dirigente de las detenciones forzosas durante la guerra.

Con información de Reuters y EFE