Muere bebé indígena por desnutrición y falta de vacunas

La niña tenía trece meses, nunca recibió la dosis del cuadro de vacunación y consumía agua sin potabilizar

Una bebé de 13 meses de edad murió por desnutrición en una comunidad indígena de Colombia, en el cual la niña presentaba un grave estado de salud por carecer del cuadro de vacunas y n había sido registrada ante las autoridades civiles.
Sus padres son integrantes del pueblo amerindio “Wiwa”, quienes se presentaron en la ciudad de Riohacha con la bebé que presentaba severas complicaciones, deshidratación e infecciones.

La pequeña falleció al llegar al hospital tras varios traslados que fue objeto para que recibiera la atención médica.

Los médicos dijeron que la niña ingresó en muy mal estado en general y que el primer diagnóstico fue que presentaba un alto grado del proceso infeccioso y de desnutrición; aunado a que la niña fue diagnosticada con una falla orgánica multisistémica, un paro cardiorrespiratorio y finalmente murió.
El pediatra Abdul Dasuki comentó que pese a los esfuerzos de los especialistas no pudieron salvarle la vida.
SITUACIÓN DE LA BEBE
La niña de 13 meses de edad fue reportada que no tenía registro civil y nunca había recibido una dosis del cuadro de vacunación.
Así como se menciona que la población bebe agua sin potabilizar y presenta mala alimentación, lo cual acaba con las vidas de los niños indígenas de Guajira.
Autoridades de salud piden a las comunidades indígenas que registren a los niños y los lleven a los puestos de salud para que cumplan con el esquema de vacunación.

“No sé como mi bebé consumió heroína, yo estaba drogado”. FOTO ilustrativa: Pxhere
Nueva York.- Autoridades dieron a conocer que una menor de 1 año de edad se encuentra hospitalizada y luchando por su vida tras haber consumido heroína que su padre dejó en la cama.
La familia de El Bronx se encuentra en el ojo de las autoridades después del descuido que mantiene a la bebé luchando entre la vida y la muerte.
El padre de la menor, Edgardo Rodríguez confesó a los oficiales haber utilizado la droga con sus hijos en una habitación.
“Parte de ella cayó en la cama (…) no sé como mi hija la consumió porque yo estaba drogado”.
Rodríguez informó que se quedó dormido bajo los efectos del alcohol, había escuchado a la bebé llorar pero no le tomó atención y continuó su siesta.

Fue hasta las 08:00 horas cuando los padres de la pequeña se dieron cuenta de que tenía dificultades para respirar.
Trasladaron a la bebé al nosocomio, llegó inconsciente y se le subministró Narcan, un medicamento para revertir la sobredosis con opiáceos; según informó The New York Daily News. Otro pequeño se encontraba en el lugar pero no consumió la droga.
El padre de la menor se encuentra acusado por posesión de droga y poner en riesgo el bienestar de un menor.