México prevé reducir deuda pública a 46.1% para 2018

El gobierno mexicano anunció que en 2018 consolidará el rango de reducción de su endeudamiento, como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), conseguido durante el presente año, a fin de robustecer sus finanzas.

Mediante un comunicado de prensa, en el que anunció su programa de Consolidación Fiscal, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) estimó que la definición más amplia de su deuda, o el saldo histórico de los requerimientos financieros del sector público, caiga de su posición actual de 48.7 en 2016 a 46.7 por ciento en 2017, y que en el año venidero robustezca su trayectoria a la baja, para situarse en 46.1 por ciento del PIB.

“El manejo prudente de la deuda pública es un elemento fundamental de la política económica”, añadió Hacienda, tras revelar su plan anual de financiamiento para 2018.

Entre otros rubros, consideró que el siguiente año emitirá menos deuda, como porcentaje del PIB, que en 2017; es decir, en el siguiente año prevé que este rubro caerá de 2.3 a 2.0 por ciento.

Por otro lado, para financiar su gasto, Hacienda acudirá a la emisión de deuda en el mercado local de bonos, y sólo utilizará los mercados internacionales cuando las condiciones lo ameritan y únicamente de forma complementaria.

“Para continuar fortaleciendo el portafolio de deuda del gobierno federal, se buscará realizar operaciones de manejo de pasivos de manera frecuente, lo que también permitirá ajustar el uso de los diversos instrumentos, a las condiciones prevalecientes en los mercados financieros”, expuso el comunicado.

Sobre las amortizaciones de deuda, la dependencia prevé que en 2018 pagará menos deuda, como porcentaje del PIB, por 4.6 por ciento, de la que logró pagar este año, de 6.7 por ciento del PIB.

Expuso que los objetivos centrales de su política de crédito público son: cubrir las necesidades de financiamiento del Gobierno Federal; preservar la diversidad del acceso al crédito en diferentes mercados y promover el desarrollo de mercados líquidos y profundos.

Hacienda adelantó que el próximo año, sus necesidades de financiamiento del Gobierno Federal recurrirá al mercado local de deuda; mientras el crédito externo lo usará sólo de manera complementaria, cuando las condiciones en los mercados internacionales sean favorables y permitan diversificar las fuentes de financiamiento.