¿Tu iPhone va lento? Olvida las actualizaciones: la solución está en la batería

Un estudio independiente defiende que el rendimiento de los teléfonos disminuye hasta que se cambia la batería.

Desde que iOS11 debutó en septiembre de este año, las quejas de los usuarios de iPhone se han multiplicado. Los que tienen un iPhone 5s, un iPhone 6 o un iPhone 6s aseguran que sus terminales funcionan a fuerza con la nueva versión del sistema operativo. Y las sucesivas actualizaciones no han hecho más que empeorar la situación.

Pero, ¿qué provoca esta desagradable situación? ¿iOS 11 es tan diferente a iOS 10 como para necesitar muchos más recursos? Parece que la respuesta es mucho más compleja.

Según un informe elaborado por Firstly Primate Labs y por el desarrollador de aplicaciones Guilherme Rambo,‏ los iPhone antiguos funcionan peor con iOS 11 por una especie de mecanismo interno que solo sirve para eso, para que funcionen peor. Al menos eso es lo que piensan los amigos de las conspiraciones, porque otra intepretación de ese sistema es que esté ahí para preservar la vida útil del aparato, ya que al ir más lento consume menos energía.

Este sorprendente descubrimiento, del que se han hecho eco medios como The Guardian, tiene solución: solo hay que cambiar la batería del teléfono para que vuelva a funcionar con normalidad.

Tanto John Poole (de Firstly Primate Labs) como Guilherme Rambo han encontrado en las tripas de iOS11 líneas de código que hacen que el gadget consuma más recursos y de esta forma descompensar el funcionamiento general del terminal: como la batería no funciona de manera correcta, el procesador no es capaz de asumir la carga de trabajo que antes completaba sin problemas, ralentizando el funcionamiento general del terminal.