Expertos alertan que una aplicación para ejercitarse revela la ubicación de bases militares de EEUU y sus aliados

La aplicación Strava, una red social para atletas, mapea los hábitos de personas que salen a hacer ejercicios, entre ellos de militares, lo cual puede poner en riesgo la seguridad de los soldados. La mayor Audricia Harris, portavoz del Pentágono, dijo que se está evaluando “muy seriamente” el asunto.

Una aplicación para hacer ejercicios que mapea los hábitos de la gente podría tener riesgos para las fuerzas de seguridad de todo el mundo, porque revela la ubicación de bases militares secretas, entre ellas algunas del Ejército estadounidense y de sus aliados en Afganistán, Siria e Irak, reportan distintos medios.

La aplicación se puede utilizar en varios dispositivos, incluyendo teléfonos inteligentes y dispositivos de fitness, como la pulsera Fitbit, y revela lo que parecen ser las rutas de salida de las bases, lo que podría ser utilizado para planificar ataques o emboscadas a personal militar.

Con la información que aportan los usuarios –más de mil millones de millas registradas– se va dibujando un mapa interactivo llamado Global HeatMap , el cual publica en Internet la empresa tecnológica Strava, autodefinida como “la red social para los atletas”.

Según la agencia AFP, el mapa de Irak, por ejemplo, se ve prácticamente oscuro, lo que indica el uso limitado de la aplicación. Pero otra serie de bases militares conocidas y donde hay fuerzas de la coalición antiyihadista que lidera Estados Unidos, se ven en detalle. Entre ellas, Taji, al norte de Bagdag; Qayyarah, al sur de Mosul; Speicher, cerca de Tikrit; y Al-Asad, en la provincia de Anbar.

Lo mismo pasa en Afganistán. La base aérea de Bagram, al norte de Kabul, destaca en el mapa por la cantidad de actividad que en ella ocurre. En Siria se repite este patrón: en Qamishli, al noroeste, las fuerzas kurdas aliadas de Estados Unidos son visibles por esta aplicación de mapeo.

Nathan Ruser, estudiante australiano de 20 años de edad y empleado del Instituto para Analistas de Conflictos Unidos con sede en Camberra, señaló este sábado en Twitter que el mapa interactivo hace a las bases militares “claramente identificables y mapeables”.

“Si los soldados utilizan la aplicación como lo hace la gente cuando va a hacer ejercicio podría ser especialmente peligroso. Esta pista en particular parece que registra una ruta regular de la carrera. No debería ser capaz de establecer ningún tipo de información”, tuiteaba Ruser.

En efecto, usando la aplicación algunos militares han publicado no solo rutas sino fotos de perfil en las que visten el uniforme alrededor de bases militares, explicó CNN.

Con apenas un “zoom” en una región mapa se visualizan recorridos enteros con nitidez.

“El centro de misiles balísticos que Taiwán tiene apuntando hacia China ha quedado detallado, así como las rutinas de las patrullas que vigilan la frontera entre Corea del Norte y el Sur o el cuartel que alberga las armas atómicas de Reino Unido”, alerta una nota publicada en Vanity Fair.

El Departamento de Defensa aseguró que revisaba la situación. La mayor Audricia Harris, portavoz del Pentágono, citada por el diario El País, dijo que “toma asuntos como estos muy seriamente” y está revisando la situación para determinar si se requieren políticas adicionales para garantizar la seguridad continua del personal del Departamento en el país y en el extranjero.

Tobias Schneider, analista de seguridad y uno de los primeros en llamar la atención sobre el mapa, advirtió también en Twitter que en Siria, por ejemplo, bases de la coalición anti-ISIS conocidas están muy iluminadas, mientras que las de los rusos brillan ligeramente.

En un post en noviembre, Strava dijo que la actualización de la aplicación incluiría ” seis veces más datos que antes, en total 1,000 millones de actividades de todos los datos de Strava hasta septiembre de 2017″.

Strava cuenta con “decenas de millones” de usuarios, y según la empresa, marcó tres billones latitud/longitud de puntos en el mapa actualizado. Rastrea los datos de localización usando GPS de FitBits, celulares, y otros dispositivos de seguimiento de ejercicios.

Ante la alerta a escala mundial por las implicaciones que tiene esta información para la seguridad global, Strava señaló este domingo en un comunicado que su mapa interactivo “representa una visión agregada y anónima de más de mil millones de actividades cargadas a nuestra plataforma. Excluye las actividades que han sido marcadas como zonas privadas y zonas de privacidad definidas por el usuario”.

En el comunicado, la empresa dice que ha empezado a trabajar con militares y gobiernos para “evitar que aparezcan (en el mapa) zonas sensibles”.

Uno de los primeros en reaccionar ha sido el ejército australiano, que ha ordenado a sus efectivos dejar en sus casas cualquier dispositivo usable que pueda transmitir información para prevenir baches de seguridad, indicó The Guardian.