Trump acusa al FBI de politizar investigaciones del caso Rusia

Donald Trump acusó el viernes al FBI y al Departamento de Justicia de Estados Unidos de politizar sus investigaciones, justo cuando se espera que la Casa Blanca apruebe la publicación de un memorando secreto republicano que denuncia sesgo del Buró Federal de Investigaciones (FBI) contra el presidente estadounidense en una pesquisa sobre Rusia.

“Los principales líderes e investigadores del FBI y del Departamento de Justicia han politizado el sagrado proceso de investigación a favor de los demócratas y en contra de los republicanos, algo que hubiera sido impensable hace poco tiempo”, dijo Trump en Twitter.

Más adelante, Trump publicó una cita de Tom Fitton, presidente de la conservadora Judicial Watch: “He aquí que Hillary Clinton y el Partido Demócrata tratan de ocultar que le dieron dinero a GPS Fusion para crear un dossier que ha sido usado por sus aliados en la Administración Obama para convencer engañosamente a la Corte, por todos los medios, de espiar al equipo de Trump”.

El FBI dijo el 31 de enero que tiene “graves preocupaciones” sobre la precisión de un memo secreto de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes que afirma que existe un sesgo contra Donald Trump al interior del Departamento de Justicia, pidiendo al presidente que considere su divulgación.

Pocas horas después de la inusual advertencia pública de una agencia policial, un funcionario del Gobierno de Trump dijo que el memorando posiblemente será divulgado el jueves.

“El FBI ha brindado una oportunidad limitada para revisar este memo el día antes de que la comisión vote divulgarlo”, dijo el Buró Federal de Investigaciones (FBI) en un comunicado. “Como se expresó durante la revisión inicial, tenemos graves preocupaciones sobre las significativas omisiones de hechos que impactan fundamentalmente la precisión del memo”, agregó.

El FBI rehusó decir si el director Christopher Wray, quien vio el memo durante el fin de semana, aprobó el comunicado. Trump nombró a Wray como líder del FBI después de que despidió al director James Comey en mayo.

El memo ha ocupado el centro de la disputa partidista por las investigaciones sobre la presunta interferencia de Rusia en las elecciones de Estados Unidos del 2016 y su posible colusión con la campaña de Trump, algo que Moscú y el mandatario republicano han rechazado.

Funcionarios del Departamento de Justicia también han dicho que la publicación del memo podría poner en riesgo información secreta.

El representante Devin Nunes, el republicano que preside la Comisión de Inteligencia que encargó el documento, dijo el miércoles en un comunicado que las objeciones del FBI y del Departamento de Justicia a la publicación eran “espurias”.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo que Trump no ha leído aún el documento. Sin embargo, el mandatario dijo en la noche del martes a legisladores después de su discurso del Estado de la Unión que hay un “100 por ciento” de probabilidades de que el memo sea publicado.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo que el documento de cuatro páginas fue entregado el lunes al Gobierno, después de que la comisión votó su divulgación. Abogados de la administración están trabajando contra el reloj para determinar si se deben suprimir secciones para proteger la seguridad nacional, dijo el funcionario.