La política potosina: poca ideología, mucho pragmatismo

La ideología política es un conjunto de ideas o postulados que buscan regir todo el conjunto de instituciones políticas de un Estado, una sociedad o una población. Sin tanta teoría: son las ideas que explican cómo la sociedad debería funcionar, que incluye un programa y una estrategia para una actuación política dirigida a cambiar o a preservar el orden de cosas existente.
El pragmatismo, en política se contrapone a “ideología”, y consiste en aceptar el recorte de las ideologías o flexibilizar estándares éticos por consideraciones prácticas. Es buscar obtener resultados sin considerar los medios empleados, algo así como el consejo de Maquiavelo.
En este proceso electoral a medida que se acercan las elecciones del 06 de junio, las incongruencias ideológicas de los actores políticos nos sorprenden cada vez más, y las alianzas sobrepasan la imaginación – como el Frankenstein electoral formado por el PRIAN y compañía – todo sea por ganar un mayor número de votantes, todo sea por el poder.
Estas últimas semanas hemos observado en San Luis Potosí cambios vertiginosos que rebasan identidades ideológicas izquierda-derecha; porque podemos imaginar que actores políticos de derecha se unan, o izquierda con izquierda, pero ¿partidos de izquierda postulando candidatos de derecha? ¿Qué está pasando?
Es así que entre la oferta electoral para los potosinos tenemos liderando las encuestas a Morena con una candidata a la gubernatura militante del PRI, mientras que a la alcaldía ya se perfila un personaje, que si bien no tiene militancia en ningún partido ha pasado por casi todos.
Por otro lado, vemos al Partido Verde – eterno satélite de los partidos en el poder- con un candidato proveniente del PRD y que, con gusto, si las condiciones – y la militancia- se lo hubieran permitido habría saltado a Morena.
Al PVEM se suma la Panista Sonia Mendoza y Leonel Serrato, exprecandidato a la gubernatura por Morena, quien ahora será candidato del PVEM para la capital potosina, pese a que hasta hace pocas semanas era uno de los más críticos y un fuerte opositor de la gallardía.
Por otra parte, el Partido Encuentro Solidario, registró a la gubernatura a Adrián Esper Cárdenas, quien llegó a ser presidente de Ciudad Valles por la vía independiente pero que antes del PES buscó la candidatura por Morena.
Con estas acciones los políticos confunden y dan un gran mensaje de desconfianza a la ciudadanía, por eso la gente ya no cree en la política partidista, que lejos de procurar el interés del pueblo procura más bien el interés particular, cooptando a expertos y a líderes de otros partidos para facilitar su acceso al posible ejercicio del poder, aunque eso los pueda llevar a oponerse a los intereses de su base tradicional de militantes, la cual pudiera no sentirse representada, ni identificada con las nuevas propuestas.
La ideología política nos orienta y propone el camino para lograr el bienestar – que no todos los partidos conciben al bienestar de la misma forma – es un aliciente para inspirar, son principios y valores que no deberían sacrificarse frente al exceso de pragmatismo político, con tal de alcanzar el poder; qué lejos estamos de ello.
En fin, esto apenas empieza, y falta mucho por ver en estas próximas semanas y meses en el escenario político en San Luis Potosí, a ver con qué sorpresa nos encontramos…