DEFORMACIONES Y FRACTURAS CAUSANTES DEL DESPLOME DEL TREN EN LA LÍNEA 12.

El Gobierno de la Ciudad de México presentó junto a la compañía noruega DNV los primeros resultados del peritaje realizado sobre el colapso en la Línea 12 del Metro.

Eckhard Hinrichsen, director general de DNV México, dijo que su trabajo se centra en hallar las causas raíz del accidente, resultados que se darán a conocer en tres fases.

Jesús Esteva Medina, secretario de Obras y Servicios, detalló que DNV realizó varias visitas a la zona cero del accidente, realizando un levantamiento de muestras fotográficas, entre otras labores.

Tras el análisis de 13 mil carpetas del expediente de la Línea 12, los expertos hallaron deformaciones y fracturas de las vigas que conforman el puente de concreto acero del tramo colapsado.

De igual forma, descubrieron deficiencias en los pernos Nelson usados para unir las vigas así como que hay inconsistencia en cuanto al número que fue instalado, que no coincide con el plano de diseño de la Línea 12.

La superficie del riel, por su parte, no reveló defectos importantes y se observó en estado normal, de acuerdo con la condición del paso de los trenes.

El balasto también pareció adecuado para absorber la vibración del paso de los convoyes.

El peritaje identificó que el puente elevado de la Línea 12 colapsó aproximadamente en la mitad del tramo, próxima a la ubicación donde una pequeña trabe diagonal procedente de la tercera trabe se une a la trabe principal, en el lado norte.

La conclusión en la Fase 1 de los resultados es que el incidente fue provocado por una falla estructural asociada a deficiencias del proceso de soldadura de los pernos Nelson, porosidad y falta de fusión en la unión perno-trabe; falta de pernos Nelson en las trabes que conforman el conjunto del puente.

Así como a deficiencias relacionadas a diferentes tipos de concreto en la tableta; soldaduras no concluidas y/o mal ejecutadas, y supervisión y control dimensional en soldaduras de filete.